Correr bajo el Sol sin riesgos

 Tengo que salir a entrenar, pero para el rato que voy a estar… ¿no será necesario protegerme del Sol, no? ¿Te suena de algo?

¿Cuántas veces te has preguntado esto antes de salir a correr o exponerte al Sol durante tu actividad física? Corremos porque nos gusta y porque nos aporta salud y calidad de vida; entonces, por qué permitimos que esta actividad ponga en riesgo nuestra piel?

   Hoy nuestro propósito es aclarar y responder a éste tipo de dudas, y para ello hemos pedido la colaboración a nuestra médico dermatóloga, Sonia Segura.

Una pregunta básica para entrar en situación, ¿por qué debemos protegernos del Sol? ¿Qué nos sucede en la piel cuando nos exponemos a él? Y, ¿es peligroso?

   El Sol es fundamental para la vida en el planeta y es muy beneficioso para la salud, para la síntesis de vitamina D y la mineralización de los huesos, e incluso para subir nuestro estado de ánimo. Pero tenemos que tener cuidado con nuestra piel pues los rayos ultravioleta (principalmente UVA y UVB) que emite el Sol pueden ser dañinos para el ADN de las células de nuestra piel. Este daño celular se traduce por efecto acumulativo y a la larga en envejecimiento prematuro de la piel y en predisposición al cáncer de piel.

¿Las personas con diferentes tipos de pieles deben vigilarla y seguir una pauta diferente de protección? ¿Qué factor/índice de protección solar se adecua a cada tipo de piel? ¿Podemos fiarnos de cualquier marca de supermercado, o es preferible acudir a una farmacia?

   El exceso de Sol es nocivo para todas las pieles pero lo es mucho más en las pieles claras, aquellas que se queman y no se broncean (los denominados fototipos I y II de Fitzpatrick). La falta de melanina de estas pieles las hacen más vulnerables a los efectos dañinos del Sol, pues la melanina actúa como filtro de los rayos UVA. Todas las pieles deben protegerse del Sol mediante unas normas de protección que incluyen el uso de crema solar. Un factor superior a 20 es suficiente en pieles morenas, mientras en pieles claras sería necesario un factor 50+. Pero hay que tener en cuenta que no sólo el factor de protección es importante. Hay que seguir otras medidas igual o más importantes que las cremas solares.

  1. Evitar salir a correr al mediodía (entre las 11 y las 17h si somos estrictos, sobre todo en temporadas de más calor).
  2. Incluir en nuestro vestuario ropa adecuada como gorra, gafas de Sol y camisetas con mangas (aunque sea corta) para proteger los hombros.
  3. Hacer una exposición solar progresiva (menos rato al principio del verano).
  4. Y, aplicar correctamente las cremas: 30 min antes de salir a correr, cantidad suficiente en todas las áreas expuestas, incluidas las piernas.

   En general recomendamos cremas de farmacia sobre todo en las pieles más sensibles, pero también podrían aceptarse otros productos si son del factor adecuado y tienen la certificación adecuada en el etiquetado.

¿A partir de cuánto tiempo estimado debemos ponernos crema solar? Por ejemplo, si salimos a correr menos de 1hora, ¿necesitamos protegernos del sol?

   En primavera y verano deberíamos ponernos crema siempre, y todo el año en gente de piel clara, aunque salgamos a correr menos de una hora. Eso sería lo óptimo para nuestra piel.

Consecuencias a largo plazo de no protegernos adecuadamente de los rayos del Sol.

   El envejecimiento prematuro de la piel, la aparición de manchas y lo más importante el cáncer de piel, tanto melanoma como no melanoma (los más frecuentes carcinoma basocelular y carcinoma espinocelular).

Ahora sin excusas y bien protegida, ¡sal a disfrutar –sin riesgos- cada kilómetro que recorras!

Deja un comentario